Wonder Woman de Patty Jenkins

 

And as I walked on
Through troubled times
My spirit gets so downhearted sometimes
So where are the strong
And who are the trusted?
And where is the harmony?
Sweet harmony.

Elvis Costello & The Attractions

Wonder Woman es un personaje que puede dar mucho juego en el guion. Porque vivimos un momento en el mundo particularmente fracturado en muchas áreas, en una guerra constante –ya sea militar, religiosa o simplemente ideológica- que pareciera gritar a todas direcciones que el fuerte no está de tu lado y que los malos están ganando.

Al momento de escribir esta reseña, Estados Unidos se ha salido del acuerdo ambiental de Paris, en una señal clara del país hacia el mundo: nuestra prioridad somos nosotros y no el resto del planeta.

Los fuertes no están de nuestro lado.

Creo que la lucha contra esta tendencia es el punto más fuerte de la Wonder Woman de Patty Jenkins. Porque la directora ha sabido leer al personaje y dejarlo en su estado más puro –ese que la gente critica por ser demasiado simplón y añejo- y lo ha contrapuesto con la Primera Guerra Mundial, un analogía muy acertada para los tiempos de hoy, dando un film sumamente entretenido, con fibra y mensaje poderoso.

Diana (Gal Gadot) es la princesa de las Amazonas, una raza de mujeres creadas por los dioses para proteger y guiar a la humanidad. Pero estas Amazonas se han aislado del mundo, se han aislado de la humanidad, viviendo en una idílica isla pero completamente desconectadas de la realidad. Al final es la realidad la que llega a ellas –en la figura del espía Steve Trevor (Chris Pine)- y es ahí donde Diana se da cuenta que no vale de nada ser tan perfecto, si dejas que el resto del mundo se vaya por la basura sin hacer nada.

¿Y porque este mensaje es tan importante? A mi gusto, es importante porque estamos llenos de adaptaciones de cómics de superhéroes –cómics donde originalmente esta idea era el núcleo de las historias- y donde ahora este mensaje tan simple ha sido sepultado por morales ambiguas, peleas de egos o simplemente acción sin sentido. El film de Jenkins recupera un tipo de historia esencial en los cómics –esa donde es héroe tiene que hacer los correcto por sobretodo- y la contrapone con una realidad particularmente realista y pesimista, y hace triunfar el bien.

Wonder Woman representa una pureza que debe adaptarse al mundo real, pero que no es alterada, porque esos principios básicos deberían ser nuestra prioridad en el mundo de hoy. Diana nunca duda de tales principios, es una heroína de cepa pura que desde su niñez siente la necesidad de ayudar al prójimo –algo que en estos momentos, ni Superman puede presumir-.

Todo esto en el papel funciona muy bien, pero los mayores implicados en que el mensaje de Jenkins funcione tan bien es por las interpretaciones de Gal Gadot y Chris Pine. La actriz se juega por un personaje casi unidimensional pero que gana carisma con cada situación nueva que enfrenta y que termina encantado por su “pura” personalidad. Chris Pine es la perfecta pareja en la aventura de Galdot, proveyéndole a la película una bienvenida dosis de humor producido en gran parte por la exposición de Diana a las costumbres de la era de Trevor. Pero el personaje de Pine no termina como un mero interés amoroso o un “comic relief” si no insufla una interesante idea de que la perfecta muestra de la “imperfecta” humanidad y es esa humanidad a la que Diana tiene conectar.

El mejor tramo de la película es cuando los personajes tienen el tiempo para desarrollarse y exponerse mutuamente, un trabajo que Jenkins aprovecha al máximo, dejando muy claro sus ideas. Creo que esto se refleja profundamente en la interacción de Diana y el personaje del francotirador escocés (Ewen Bremmer), pues es presentado como el hombre capaz de disparar a distancias absurdas, una maquina de matar acosado por fantasmas del pasado. Después de interactuar con Diana, su mejor escena no es haciendo ese estúpido disparo, es cantando alegremente y tocando el piano –es decir, siendo feliz porque al fin estaba luchando por lo que es justo-. Ese es el efecto de la pureza de ideas de Wonder Woman.

Lamentablemente, Wonder Woman no termina de despegarse del cine comercial y de cuando en cuando presenta segmentos llenos de acción y un final lleno de explosiones como demanda la fanaticada. A mi gusto el film no necesitaba tanto ese final explosivo, pero comprendo que es parte de la tendencia y que es muy difícil de despegarse de esas raíces tan arraigadas en el cine de superhéroes. De todas formas, las ideas de Jenkins ya han sido planteadas en el espectador, siendo difícil no olvidarse de que a pesar de ser una fantasía de poder, Wonder Woman es más una fantasía de poder y hacer lo correcto con este. Y eso es muy refrescante, sobre todo en los tiempos que corren.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone