It de Andrés Muschietti

Creo que Stephen King no necesita mayores presentaciones. Y creo que dos de sus más conocidas historias tampoco. Una sería The Shinning, adaptada libremente por Stanley Kubrick y la otra sería It, adaptada en los noventas en una miniserie que muchos recordamos porque para los niños funcionaba –no así para los adultos-. Ahora le toca al cineasta argentino Andrés Muschietti volver a adaptar uno de los relatos más icónicos del rey del terror moderno. Pista, no es The Shinning.

It, relata la lucha de un grupo de niños contra un ser que simplemente se le conoce como “Eso”. La base del relato se sustenta en que “Eso” está involucrado en las desapariciones de varios niños en la comunidad de Derry, típico pueblo olvidado en el seno de Estados Unidos. La historia comienza a complicarse cuando “Eso” se muestra como un ser capaz de invocar los miedos más profundos de estos niños, todo con tal de poder alimentarse literalmente de esta ellos.

Por lo general no soy muy dado a las películas de terror y creo que eso es en parte porque los cineastas modernos se han decantado por los “saltos” en vez de crear una atmósfera terrorífica. No me miren como el “viejo que maldice a la nube” pero es lo que creo. También creo que no todos los directores son así, pero la audiencia se ha condicionado al susto a base de sonidos fuertes o zooms directos hacia la cámara y cuando se le presenta algo distinto, tiende a disfrutarlo pero le achaca un “pero” antes de recomendarla.

It tiene de eso. Tiene terror a base de saltos, pero Muschietti también se la ha jugado por impregnar al film de una atmósfera opresiva al ponernos la historia desde la perspectiva de los niños.  Hasta cierto punto, It tiene mucho en paralelo con la obra de Charles M. Schulz, esa protagonizada por el perro Snoopy y su amo Charlie Brown. Los adultos en It están casi ausentes y cuando aparecen está completamente satanizados, no de una forma literal, pero sí muy sugerida. Sencillamente no están preocupados por los niños, las desapariciones o cualquier cosa relacionada con ellos. Quieren que crezcan rápido, que sientan el mundo como un adulto y dejen los juegos y las niñerías.

Ese es el mayor valor que tiene esta adaptación moderna del relato de King. Está muy enfocado en la perspectiva de los pequeños protagonistas y el reparto está muy bien escogido. Cada niño esta retratado de forma que es muy fácil identificarse con cualquiera de ellos y los momentos de comicidad que los mismos protagonistas nos dan –completamente necesario dado lo tenso que son los encuentros con “Eso”- terminan por cerrar cualquier fisura que pueda tener el reparto completo de este club de perdedores.

Bill Skarsgård da vida al payaso Pennywise, una de las tantas encarnaciones de “Eso” y el tipo realmente le da en el clavo. Su trabajo de voz es lo que más me ha gustado, sobretodo cuando se trata de hacer el gracioso y terminan siendo tétrico. También me ha gustado el trabajo artististico alrededor de su personaje, los dientes “verdaderos” que se asoman cada vez que intenta comerse a alguien, con una vibra muy de Lovecraft que nos hace intuir de donde viene este siniestro mal. Si eché de menos un par de diálogos que tenía en la miniserie original donde “explicaba” que era realmente, pero la sensación de misterio respecto al personaje juega a favor del terror que representa, el miedo a lo desconocido.

It se perfila como una de las mejores adaptaciones de Stephen King. No está libre de problemas, pero lo que se propone hacer en cada escena, lo hace muy bien. Tiene momentos genuinamente terroríficos y algunos solo funcionan en el cine –como la escena del proyector- y el trabajo atmosférico de Muschietti termina por dar frutos. Recomendada, más aun si la ven en el cine.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone