Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocalypse de Eleanor Coppola

Mi film no es una película. Mi film no es sobre Vietnam. Es Vietnam.

Con esas palabras presentaba Francis Ford Coppola su película en el festival de Cannes de 1979. Apocalypse Now seria por mucho, su película mas accidentada, mas sufrida y dura de filmarse y aun así, la mejor que ha salido de la mente de este loco que se dedico al cine.

Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocalypse es el resultado del material filmado por la esposa de Coppola, Eleanor, que grabo todo lo que pudo durante los 280 días que duro el rodaje de la película en Filipinas. Según las mismas palabras de ella, no sabe a ciencia cierta por que su esposo le encomendó la tarea de realizar tales filmaciones tras cámaras, pero estaba segura de que el trabajo de su marido había traspasado la ficción y se había transformado en una extensión del infierno y la locura que los personajes de la cinta de Coppola vivían en el film.

Pero el documental parte mucho más atrás, revelando la admiración secreta de Coppola por Orson Welles, el primer cineasta que intentó adaptar la novela de Joseph Conrad, Heart of Darkness y su convicción de triunfar por sobre su ídolo. Y estas mismas convicciones de Coppola son las que lo hacen evitar la financiación tradicional para el film, tratando de anteponer su visión –si iba a vencer a Welles en su juego, debía tener manos libres al ciento por ciento- y evitando la intromisión de cualquier otro elemento que la pudiera nublar.

Coppola se coloca como guionista y pone como ayudante a un jovencito llamado John Milius –cineasta completamente olvidado gracias a tendencia derechista- y decide colocar la acción en Vietnam, en una jugada abiertamente crítica a la recientemente terminada guerra que libró Estados Unidos en el sureste asiático.

Una vez ya metidos en Filipinas –decisión gatillada por lo parecida que era a Vietnam- Coppola se enfrenta a todo lo que podía enfrentarse. Todo, absolutamente todo lo que podía salir mal salió peor, dando un rodaje increíblemente accidentado, lleno de momentos de terror, angustia y frustración que en manos de otro cineasta hubiera llevado al fracaso.

Entre lo más destacado se encuentra el paro cardiaco sufrido por Martin Sheen; la destrucción completa de los decorados por un tifón que azotó la zona, derribando las esperanzas de Coppola de rodar ciertas escenas; o la constante retirada de los helicópteros filipinos que arrendaba, porque en esa misma época Filipinas combatía a rebeldes comunistas a pocos kilómetros de la zona de rodaje.

El documental revela cosas más detalladas y muy interesantes, pero su mayor acierto es mostrar como Coppola y sus personal –incluido actores y extras- terminaron descendiendo a la locura producto de la presión, al igual que los personajes de la película y terminan entregándose a ella –abusando de alcohol y drogas en el proceso- y convirtiéndose en sus personajes en la realidad, como si se tratase de una película de Werner Herzog. De ahí que no suenan antojadas ni pretenciosas las palabras de Coppola en Cannes: Apocalypse Now no es acerca de Vietnam, es la guerra de Vietnam. En toda su dimensión.

Si han visto esta película, y quieren aprender más de ella y de cómo se hace el cine en general, vean Hearts of Darkness: A Filmmaker’s. Es un retrato fidedigno de una de las mejores películas de todos los tiempos y como se realizó por mas accidentada que fuera su rodaje. Como dato anecdótico, Coppola se demoró dos años en editar su película. Otros días en la industria del cine.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone