Función Doble: Dazed and Confused y Everyone Wants Some!! de Richard Linklater

Primera vez que hago este ejercicio, pero parece que los planetas se han alineado y me han dejado abierta la puerta para esta clase de ejercicio. Ambos films que nos convocan tienen tanto en común que es casi como hablar de una sola película. Ambos son la fotografía de una determinada época de nuestra vida, una que muchas veces recordamos con cariño por el desenfreno, la locura y la aventura que desprende. Esa época que abarca nuestra juventud, llena de música, cerveza y amor.

Richard Linklater hace su debut en el cine mainstream con Dazed and Confused (1993), película que recrea el comienzo de las vacaciones de verano en la típica comunidad norteamericana de finales de los setentas. Novatadas por parte de los graduados, el vagar por la cuidad fumando sin mayor objetivo que divertirse con los amigos, los autos, las minas, las discos, la música y el sentimiento de no tener mayor objetivo que pasarla bien hacen de Dazed and Confused una película de culto dentro de la juventud noventera que disfruto del film.

Everyone wants some!! (2016) Es el mismo ejercicio de Linklater pero haciendo avanzar un poco el tiempo. Ambientada a principios de los ochentas, retrata a la juventud que inicia su camino a la universidad y a la adultez. El cineasta se la juega por un relato más contenido, pero en el mismo espíritu: la buena onda y las ganas de divertirse.

Siempre que escucho quejas sobre Dazed and Confused –y ahora se repiten con Everyone wants some!!– son las de que la película no va a ningún lado. No hay villano, los personajes no crecen ni dan giros en su vida o no hay mayor revelación al final del viaje. Esto es cierto, ambas películas no aspiran a la estructura de tres actos tradicionales del film estadounidense. En vez de eso, prefieren adoptar el mismo espíritu que impera en sus protagonistas: simplemente pasarla bien.

Así es como Linklater define sus personajes, de manera brillante, mediante el uso de pocas líneas y apoyándose en el cliché pero hacernos juzgarlos mas allá de que viven en una realidad que todos pasamos. El sentimiento de empatía crece a medida que las situaciones comienzan a suceder, acrecentando el “eso yo lo viví” de una manera que casi asusta por lo verídico que se llega a tornar todo. Linklater tiene buen ojo para la comedia y el manejo de actores –siempre decantándose por gente joven- termina por sellar la propuesta de estar viendo una ventana a nuestro pasado inmediato.

Ambos film comparten virtudes muy interesantes, siendo definidos como “hermanos” o “secuela espiritual” uno del otro por el mismo director. Pero en el caso de DazedLinklater tiene una propuesta mucho más grande, tratando de retratar a toda una generación y no a un grupo determinado de esta –como es lo que pasa en Everyone…- llenando la pantalla de personajes que se siente ricos y entretenidos de seguir a pesar de lo poco que aparecen en pantalla.

La pregunta ahora es ¿Cuál debo ver? Pienso que ambos film deberían verse. Dazed… tiene toda una nostalgia detrás, incluyendo todo un reparto joven que ahora está llena de premios y que fácilmente gobierna la industria del cine norteamericano. Pero el film tiene mucho espíritu y sus virtudes siguen vigentes a pesar de los años pasados. Quizás el ritmo no sea el que nos tienen acostumbrados las producciones de ahora, pero sigue siendo entretenido. En el caso de Everyone… la escala es mucho menor, pero engancha mucho más rápido al ser menos personajes en la historia. Esta muy bien filmada, donde no hay excesos de primeros planos y mas planos americanos que permiten ver más el lenguaje corporal de los actores, vendiéndonos mucho mejor esa sensación de camaradería.

Película que retratan perfectamente una época que muchos recordamos con alegría y nostalgia. Linklater muestra pericia para retratar sus personajes y sobre todo para captar con pequeños detalles esos años mozos. Échenle una mirada.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone