Drive de Nicolas Winding Refn

Ya había hablado de la obra del danes Nicolas Winding Refn. Ahora nos convoca Drive, película del 2011 donde el director hace uso de todo su arsenal para darnos un enigmático thriller noir de muy cuidada factura.

Un enigmático conductor de acrobacias de Hollywood (Ryan Gosling), pasa su tiempo entre el taller de su mentor Shannon (Bryan Cranston) y conduciendo los vehículos de escapes de ladrones y bandidos. Su gran habilidad tras el volante le ha dado gran fama, por lo que ha podido poner sus propias reglas a la hora de elegir sus trabajos: el solo conduce, nada de armas, trabajar de forma anónima y nunca dos veces para la misma persona.

El solitario conductor cruzara sus vías con Irene (Carey Mulligan), su vulnerable vecina que se siente atraída este enigmático personaje. Ambos personajes se enamoran, pero todo se complica cuando Standard (Oscar Isaac), el marido de Irene, sale de prisión y es acosado junto con toda su familia, por una deuda con la mafia. El anónimo conductor ofrecera su ayuda y como resultado se vera implicado en una extrañisima sucesión de eventos que hará que se enfrente a la peligrosa mafia.

La base de la historia no es nada nuevo. El anónimo protagonista, conoce a una chica y decide pelear por ella. Es un tópico conocido y Refn lo sabe, pero no duda en sacar provecho de ella. La pareja protagonista se unen en el amor no por el deseo sexual, si no por el afecto, anhelando una salida para su vida ya establecida.

Y es que todos los personajes son clichés del cine noir ochentero, que tratan de salir de ese horrible orden pre establecido, desde el casi silente protagonista, hasta el villano, con quien comparte un paralelismo importante: ambos trabajaron en el mundo del cine, y se salieron de el cayendo en algo peor.

Refn utiliza una puesta en escena envidiable. La iluminación, los encuadres, los tiros de cámara. Todo busca resaltar la historia. A veces veremos tres personajes distintos, entablando una conversación sin mirarse a la cara, pero Refn los pondrá en el mismo encuadre utilizando reflejos e iluminación. Me es difícil enumerar la calidad tecnica que Refn utiliza, y creo que la mejor forma que lo entiendan es ver el video de la serie “Every Frame a Painting” y darse cuenta de como el director danes da una vuelta de tuerca en el encuadre de las escenas.

Nicolas Winding Refn demuestra que es un director mas que necesario para el estancado panorama de Hollywood, siendo capaz de crear algo fresco a partir de una historia que hemos visto mas de una vez. Drive es una película de estética depurada y que supondrá el deleite para todos aquellos espectadores que busquen un disfrute artístico.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone