Be Kind, Rewind de Michel Gondry

Michel Gondry es conocido particularmente por la entretenida Eternal Sunshine of the Spotless Mind, película que tiene cierto culto a su alrededor que nunca acabo de entender. Antes de caer en el infumable remake del avispón verde, Gondry dirigió lo que a mi parecer es su mejor película.

Mike (Mos Def) trabaja en el videoclub de la única figura paterna que ha tenido, el señor Fletcher (Danny Glover). Con todo el cariño que se tienen ambos, y el amor a cierta mítica figura del jazz han sabido aguantar la vida en el cada vez más limitado mundo del videoclub, pero cuando el mejor amigo de Mike, el paranoico Jerry (Jack Black) borre todas las cintas de la tienda, tendrán que rehacer cada película para no perder la poca clientela que poseen.

Pronto, estas películas hechas con bajo presupuesto comenzaran a generar un culto alrededor de ellas y la demanda de más versiones se incrementara a tal punto que se convertirán en pequeñas celebridades del barrio.

Sin duda esta película es un tierno homenaje al cine nostálgico que tiene más que ver con el amor que con la lógica. De ahí que debamos aceptar como espectadores la solución –tonta por lo demás- de que los protagonistas rehagan todas las películas en vez de simplemente grabarlas a partir de un DVD. Hay millones de solucionas mas practicas para el problema que nos plantea Gondry, pero teniendo en cuenta como se origina todo, creo que es más un ejercicio de cariño que de lógica.

La idea del film es homenajear al medio que supongo que varios amamos por su increíble poder imaginativo. De aquí deriva otra interesante apuesta del director: la solución a los diferentes problemas técnicos que supone sacar a una película a flote. Los protagonistas, con una increíble muestra de ingenio e inocencia, ruedan sus escenas con soluciones que si nos tomáramos en serio dentro de este universo ficticio, no funcionaria en lo mas mínimo. Pero cuando ves esa versión de tan bajo presupuesto de Ghostbusters, no queda otra que sonreír ante la inventiva y el buen ojo al captar la esencia del film de Reitman, mas allá de los artilugios técnicos. La magia del cine existe y no recae en pantallas verdes o gráficos computarizados, recae en el corazón que se le ponga al trabajo artístico.

El film en algún momento acuña el término “suecado” para referirse a estos remakes de bajo presupuesto. Algo que se apoya en el hecho de que a Suecia se le suele atribuir películas difíciles de entender, y también de distribuir en el resto del mundo. El término se salió de la película, terminando en una especie de movimiento de jóvenes cineastas que se dedican a crear sus propias versiones suecadas de sus films favoritos. Si esto no es un buen reconocimiento al trabajo y al mensaje de Gondry en este film, no sé que puede ser.

Be Kind, Rewind es una película con mucho cariño y alma. Un film que deja mucho una vez que se termina su visionado. El cine debería ser más acerca del cariño a un medio que cuando se le trata con respeto nos entrega grandes cosas. Ojo con la intervención del FBI en la cinta y el mensaje que los realizadores dejan. Sin duda hay mucha alma en esta película.

Share on FacebookShare on Google+Share on RedditShare on TumblrTweet about this on TwitterEmail this to someone